Monseñor Eduardo Cervantes Merino pidió a los sacerdotes de la Diócesis agradecer al Señor porque los llamó a ser sus colaboradores cercanos en la construcción de la Iglesia, a dejar entrar al Espíritu en ellos, para ser pastores al estilo de Jesús, llamados a cuidar espiritual, física y socialmente a su rebaño.
Durante la celebración de la Misa Crismal, en la que el presbiterio renovó su Ministerio y en la que se oró por el eterno descanso de dos sacerdotes diocesanos: Padre Francisco Aguilera Medrano y Padre Óscar Gabriel Méndez Flores, resaltó que esa misión es todavía más importante pues el hoy de la Iglesia se sitúa en condiciones muy especiales, ya que nuestra Diócesis junto con el país y el mundo entero sigue siendo golpeado por el virus Covid-19 con sus variadas y dolorosas consecuencias.
“El dolor, desconcierto e incertidumbre han hecho han hecho variar nuestros estilos de vida con repercusiones dolorosas en la vida cotidiana, económica, laboral, educativa y también pastoral. Es un fenómeno que ha alterado a la sociedad en general”, resaltó.
En nuestras comunidades hemos experimentado el crecimiento de la pobreza, el desempleo, contagios y muerte; el desatino para controlar esta crisis es de todos evidente, son muchos los hermanos los que han perdido la vida a causa de la pandemia, médicos y enfermeras, miembros de la comunidad sanitaria, ministros y agentes de pastoral, también religiosas, incluso dos hermanos de nuestra familia sacerdotal diocesana.
A pesar de la densa nube que oscurece el horizonte, los discípulos de Cristo están llamados a ver la realidad que nos envuelve y salir de esta crisis, mejores, antes que echar culpas a otros, antes buscar soluciones fáciles nos toca asumir nuestra propia responsabilidad con valentía, creatividad e impulsados por la gracia del Espíritu del Señor que está sobre nosotros.
Monseñor bendijo también los óleos para los catecúmenos y la unción de enfermos, así como el Santo Crisma que se utiliza en los Sacramentos, que al término de la Eucaristía se entregó a los ministros de parroquias de los diferentes decanatos.
Esta celebración fue ocasión también para agradecer la gracia del Ministerio Sacerdotal de cuatro presbíteros que a lo largo de este año cumplirán 25 años de ejercerlo: Presbítero Demetrio Landa, Jorge Heberto Bautista Valenzuela, Ángel Flores y Marcos Palacios. Ellos recibieron la Bendición Papal.