Este Miércoles de Ceniza, ante el contexto de la pandemia se ha modificado en rito de la Imposición de Ceniza, que evita el contacto físico con las personas. Una de las opciones de la Liturgia, que comúnmente se utiliza en otros lugares, es no imponer la señal de la cruz en la frente, sino rociar la ceniza como se hacía en el Antiguo Testamento, ahora, para evitar el riesgo de contagio.El Vocero Diocesano, Padre Helkyn Enríquez Báez resaltó que se pide a las personas que van a participar en las distintas celebraciones de la Palabra en parroquias, rectorías y capillas de nuestra Diócesis, que cumplan con las medidas de prevención, así como con los protocolos de higiene debidos.Los sacerdotes, dijo, ya recibieron la instrucción para celebrar de este modo, con las adaptaciones que se enviaron de la Santa Sede y las correspondientes en la Diócesis, para el bienestar de todos.