La petición para que en las parroquias se realicen los Sacramentos es constante, por ello, Monseñor Eduardo Cervantes Merino dispuso el paso progresivo para ello, siempre observando las medidas de prevención que exige la autoridad sanitaria.

De tal manera que a partir de la segunda quincena de noviembre comenzará a llevarse a cabo el Sacramento del Matrimonio, para que las parejas que pusieron una pausa a su proyecto de unir sus vidas ante Dios, obligada por la emergencia sanitaria, puedan retomar sus planes.

Cada Párroco establece las fechas a partir de la segunda quincena de noviembre, teniendo siempre en cuenta un tiempo pertinente entre una y otra, además de que dará a conocer a los novios las medidas que deberán acatar durante la ceremonia, para evitar cualquier posibilidad de contagio.
Como en las Eucaristías, el número de participantes será reducido y obligatorio el uso de cubrebocas, así como respetar la sana distancia.