Que el nuevo ciclo escolar, que representa un gran reto para docentes, estudiantes y papás sea verdaderamente provechoso, pidió Monseñor Eduardo Cervantes Merino.
La bendición de mochilas y útiles escolares, que anteriormente hacían los sacerdotes cambió y este año, además de bendecir a los profesores y alumnos, bendijeron a los papás, que son quienes darán el acompañamiento a sus hijos en este nuevo sistema educativo.
A ellos los animó también, por lo difícil que resulta hacer frente a los gastos extra que genera este nuevo ciclo escolar, pues ahora se requieren de herramientas tecnológicas diferentes para hacer frente al aprendizaje.
Encomendó al Señor a los niños, niñas, jóvenes que entran a la escuela con este sistema tan especial a través de la televisión y los medios digitales; pidió que a los maestros Dios les llene de paciencia y a los papás les ayude a ser corresponsables en el acompañamiento a sus hijos.