La que etapa que transcurre de la epidemia por Covid-19 es de muy alto riesgo por el número de contagios que se presenta, por eso el Obispo de Orizaba, Monseñor Eduardo Cervantes Merino llamó al pueblo de Dios a mantener presente en todo momento las recomendaciones que se han hecho.
Al término de la Eucaristía en la iglesia Madre, recordó que usar cubrebocas sí es una protección efectiva, lo mismo que la sana distancia. “Vamos a seguir pidiéndole mucho al Señor que nos conceda cuidarnos unos a otros”, pidió.
En las parroquias, como en catedral, se sigue lo que se ha puesto como norma tener, que son estos cuidados dentro de la parroquia; pero también se deben extender y aplicarlos en la calle.
Recordó que hace unos días envió una circular a los sacerdotes a quienes pidió hacer las celebraciones más ágiles y exagerar el cuidado cuando participe la comunidad, aun cuando ésta es mínima.
Reiteró que todavía es necesario cuidarse y animó a la comunidad para pedir mucho al Señor y a María Santísima, que su auxilio nos ayude para que venga la salud, “pero también nosotros, como el negociador de las perlas, pongamos lo que toca de nuestra parte para alcanzar aquello que le pedimos a Dios”.