El Miércoles de Ceniza nos recuerda la oportunidad para entrar en comunicación con nosotros mismos, en relación con Dios, El tiempo de desierto es necesario para reflexionar sobre nuestra vida, es la oportunidad que Dios nos concede, recordó el Padre Sergio Calihua Panzo, Vicario del Santuario de nuestra Señora de Guadalupe La Concordia.

“Estamos llamados a practicar nuestra propiedad, a manifestar nuestra fe en Dios de un modo correcto, de manera que sea agradable al Señor y no tanto buscar agradar al hombre. O preferimos que la gente valore y ahí quede o que las obras de piedad que hagamos, quien las tome en cuenta sea Dios.

Recordó que son tres las obras de piedad importantes, la primera es la limosna, que a lo mejor de manera particular cada quien practica al compartir con las personas más necesitadas y a veces eso significa hacerlo con la propia familia, con quien a veces nos cuesta hacerlo. La limosna fortalece la Caridad, hace que debilitemos el egoísmo.

La oración, cuantas veces nos alejamos, nos distanciamos de Dios porque pasan cosas que no nos agradan, es porque está fallando la comunicación con Él. En estos 40 días ejercitemos, fortalezcamos nuestra relación con Dios.

El ayuno no solo en cuestión de abstenerse de los alimentos o cosas materiales. Ayunar es ver qué hábitos tengo y no son buenos, qué costumbres y modos de vida tengo y no me ayudan en mi crecimiento personal y espiritual.

La imposición de Ceniza se realiza como en todos las Parroquias siguiendo los protocolos sanitarios, sana distancia y mínima participación de fieles en el templo.