Álvaro Marcelino González, quien recientemente recibió el Orden del Diaconado de manos del Obispo Eduardo Cervantes Merino, se integró a la Catedral de San Miguel Arcángel.

Hasta hace unos días prestó sus servicios en la parroquia de San Francisco de Asís, de Necoxtla, ahora ya desempeña su Ministerio con el equipo de sacerdotes que atienden a la comunidad de la Iglesia Madre.

Álvaro, además de cumplir las encomiendas asignadas con grupos y movimientos durante la semana, cada domingo, él junto con Enrique Jiménez Cortés, también Diácono, asistirá a Monseñor en la Eucaristía que preside al medio día.

De esta manera cumplen con su encomienda en esta etapa que les conduciría a la Ordenación Sacerdotal.