Orizaba.- Este domingo, la Palabra de Dios nos da la oportunidad de hablar sobre un aspecto fundamental de las religiones: la fe, misma que fue explicada por el Vocero Diocesano, Helkyn Enríquez Báez, como activa y compartida.

“Por eso, en América Latina tenemos una Iglesia en Misión, es decir, la fe que creemos la compartimos con los demás, no para tranquilizar las conciencias, sino para mover esas conciencias a un cambio de la propia persona y de la sociedad”.

A lo que declaró el sacerdote que la fe no es para que se haga de modo íntimo, hacia el interior de la persona; por lo que citó al Papa Francisco, en cuanto a no ser autorreferenciales, es decir, “aunque yo tenga fe, aunque los demás no”.

En la lectura que se escucha este domingo de San Pablo dice “es fundamento de lo que se espera y garantía de lo que no se ve”; dando el ejemplo que, ante las realidades actuales, se está seguro, con la fe puesta en Jesucristo, que se van a realizar cambios de estructuras, cambios de personas, de realidades.

“El Señor es capaz de transformar cuando dejamos que lo transforme”, siendo el único limitante la libertad del hombre, la cual fue otorgada por Dios mismo que, aunque quiera hacer un cambio, pero el ser humano, libremente, le cierra la puerta a Dios, Él no puede hacer nada.