Monseñor Eduardo Cervantes Merino presidirá desde la Catedral de San Miguel Arcángel la Jornada Mundial del Enfermo el Jueves 11 de febrero a las 13 horas (una de la tarde).

Este año, a consecuencia de la emergencia sanitaria, solo acudirán algunos coordinadores de la Pastoral de la Salud en la Diócesis de Orizaba, no habrá presencia ni unción de enfermos y la celebración se podrá seguir en redes sociales.

El Vocero de la Diócesis, Padre Helkyn Enríquez Báez recordó que el mensaje de este año del santo Padre Francisco se centra en el evangelio, “cuando Jesús crítica a los fariseos que dicen y no hacen, y por eso en su mensaje el Papa nos recuerda la cercanía que se les debe dar a los enfermos, especialmente en los que este tiempo de pandemia resultan ser excluidos marginados como los ancianos, los pobres”.

Subrayó que el Señor está pidiendo cercanía a ellos en el modo en que cada uno pueda participar, por eso la Iglesia establece también un modo de acercarse a ellos a través de las redes sociales. A través de la asistencia espiritual está buscando no dejar solos a los enfermos, para que sientan la presencia de Jesucristo como lo pide el Papa Francisco.

La Pastoral de la Salud y el Obispo de Orizaba, pidieron a los Decanos de la Diócesis celebrar en sus parroquias la Sagrada Eucaristía, Hora Santa y Rosarios.

En tanto, los Agentes de Pastoral se sumarán en tareas específicas para crear su Periódico Mural con enfoque hacia el cuidado de la salud personal y comunitaria.