A diferencia de otros años, el ambiente en torno a la fiesta Patronal de Santiago Apóstol en Tehuipango este año se enmarca en silencio debido a la contingencia del Covid-19.
“Necesito describir un poco el ambiente que hay alrededor de este acontecimiento que a diferencia de muchos años será distinto” indica el Párroco Ausencio Olivier Galindo y expone:
Cada año, desde mayo, los fieles hacían los preparativos, el comité eclesiástico, mayordomos principales de los santos patronos, el Párroco y el Consejo Parroquial se involucraban. Hoy todo es distinto.
La fiesta en Tehuipango abarca las 56 comunidades de la parroquia, el 25 de mayo iniciaba el jubileo del Santísimo junto con el santo patrono y la Virgen María de Guadalupe, recorrían todas las comunidades con jornadas de oración, retiros y misas, para concluir el 24 de Julio con una procesión con todos los patronos de las capillas.
La procesión salía de la cabecera parroquial hacia Amoltepec, un lugar arqueológico donde expresan la fe del pueblo y, se cuenta que en ese lugar se apareció el Patrón Santiago Apóstol; se celebraba la eucaristía y al final había una convivencia con todos los fieles. Llevaban comida y ahí compartían, posteriormente regresaban a la cabecera parroquial de la misma manera, acompañado al santo patrono con danzas, banda de música, fuegos pirotécnicos y muchas actividades culturales.
Hoy por la pandemia… todo está en pausa, menos la fe.