Aunque sin salir de casa para cuidad la salud propia y la de su familia, devotos de San Juan Bautista celebraron la festividad con Eucaristía y Bendición con el Santísimo que se transmitieron a través de las rede sociales de las diferentes parroquias de donde es patrono.
El padre Juan Vázquez, párroco del templo dedicado a San Juan, en Rafael Delgado durante su homilía nos recordó que “El amor echa fuera el temor”, como lo dijo Juan, el Evangelista y, es el amor de Dios el que nos hace fuertes para afrontar todo lo que nos toque vivir.
Señaló que sabernos amados por Él nos da también la energía, la alegría para seguir adelante con nuestros proyectos, ya sea en la familia, en lo profesional, lo espiritual; en todo.
Es necesario, dijo, que nos abandonemos en Jesús para que crezca en nosotros, ya que Él es el único que nos puede hacer crecer.
San Juan Bautista, es el único santo a quien se celebra en el día de su nacimiento es considerado precursor de Cristo, a quien reconoció desde el vientre de su madre, Isabel, prima de María, Madre de Jesús.
En nuestra Diócesis, feligreses de las comunidades de parroquias dedicadas a este santo, en Nogales, Texhuacan, Cerritos, en Orizaba, vivieron desde casa con su familia la fiesta que este año fue muy diferente pero no menos fervorosa.