La peregrinación anual a la basílica de Guadalupe no pudo realizarse como parte del aniversario de la Diócesis de Orizaba, por la pandemia, así que el Obispo Eduardo Cervantes Merino hizo una peregrinación virtual a los pies de la virgen morena en el santuario de la Concordia.

En esta celebración participaron sacerdotes, religiosas y laicos en calidad de representantes de los seis decanatos de la Diócesis.

Ahí el Obispo puso bajo la protección de Santa María de Guadalupe a las víctimas de la pandemia, al personal médico, enfermeras, investigadores a todos los profesionales de la salud y al pueblo de Dios que enfrenta las consecuencias de una pandemia mal llevada, mal conducida y que a todos nos deja consecuencias como a todos nos implica responsabilidades.

También animó a que la comunidad reflexione y participe con responsabilidad para la toma de decisiones con vistas a elegir autoridades el próximo seis de junio.

Que en un acto de responsabilidad cristiana y social, salga a participar en las votaciones emitiendo su decisión no coaccionada por mil palabras, no obligada ni condicionada o derivada de el que hablo mucho más, prometió más o menos, sino de modo responsable sobre qué tipo de autoridades quiere para su municipio o distrito pues se eligen Presidentes Municipales y diputados.

En la peregrinación virtual, se oró también por aquellos hermanos que peregrinaron y siguen peregrinando hacia hospitales, a los cementerios, a funerales o en busca de sus seres queridos a quienes han perdido por distintas razones.